lunes, 13 de septiembre de 2010

Leyendas de Sevilla - 5 Hércules y la fundación de Sevilla


Moneda fenicia de plata con la efigie de Melkart y un águila


Rutas del comercio fenicio


Nave fenicia (Relieve del siglo I a.C. procedente de Sidón)

Cuenta la leyenda que la ciudad de Sevilla fue fundada por Hércules, pero… vamos a viajar en el Tiempo.
Era el año 1000 a.C. cuando los primeros navegantes fenicios llegaron a España. La navegación era muy peligrosa en aquellos tiempos y se hacía bordeando siempre la costa para no perderse. Desde Biblos, Sidón y Tiro fueron costeando y creando factorías comerciales tanto en el Mediterráneo Norte (Turquía, Chipre y Creta) como, especialmente, en el Mediterráneo Sur donde se establecieron en toda la costa asiática y africana, desplegándose desde allí hasta Sicilia, Córcega y la costa sur de España.
El estrecho de Gibraltar era la frontera del Mundo conocido, allí los peñones de Caspe y Gibraltar actuaban de guardianes de un mundo oculto. Los fuertes vientos y corrientes marinas desanimaban al más valiente a explorar el inmenso océano que se abría tras esos gigantescos monolitos apostados a cada lado del estrecho.
Melkart, un navegante fenicio, se atrevió a cruzar aquella frontera y, bordeando la costa por el norte, exploró por vez primera la orilla gaditana llegando hasta la desembocadura del Guadalquivir; entró en ella y, tras pasar el lago Ligustino, desembarcó en una isla entre dos brazos del río, creando allí una factoría comercial. Ese lugar correspondería hoy a la zona entre la Plaza del Salvador y de la Pescadería. A esta colonia la llamó Hispalis (llanura junto a un río).
A la muerte de Melkart, los fenicios le declararon héroe y dios dándole culto y cambiando, posteriormente, su nombre por el de Herakles, que los romanos conocieron en latín como Hércules. Por este motivo se ha tenido a Hércules como fundador de la ciudad de Sevilla.

La realidad parece otra y los orígenes de Sevilla estarían en un antiguo poblado turdetano llamado Ispal, datado en el siglo VIII a.C., lugar sobre el que los romanos fundaron más tarde, hacia el 206 a.C., la colonia Lulia Rómula Híspalis.


Izquierda: Estatua de Hércules en la Alameda
Derecha: Lápida que estuvo situada sobre la desaparecida Puerta de Jerez



Detalle del arquillo del ayuntamiento de Sevilla con las figuras de Hércules y Julio César