miércoles, 23 de febrero de 2011

Leyendas de Sevilla - 8 La Virgen de Rocamador

Toma de Sevilla por Fernando III en 1248 - Francisco Pacheco
Toma de Sevilla por Fernando III en 1248: Saqqaf (Axataf) le hace entrega de las llaves (Francisco Pacheco, s. XVII).

Rocamadour (Francia)
Localidad de Rocamadour, situada en el departamento de Lot (Francia).

Notre-Dame de Rocamadour (Francia)
Notre-Dame de Rocamadour (Francia).

Virgen de Rocamador - Iglesia de San Lorenzo (Sevilla)
Virgen de Rocamador - Iglesia de San Lorenzo (Sevilla).

Virgen de Rocamador - Anónimo - Siglo XIV
Virgen de Rocamador - Anónimo - Siglo XIV

Virgen de Rocamador - Detalle
Virgen de Rocamador - Detalle

El 23 de noviembre de 1248, tras dos años de asedio, el rey Fernando III entra en Sevilla. En su ejército figura un nutrido grupo de caballeros que su primo, el rey Luis de Francia, le había enviado para la santa misión de reconquistar las tierras en poder del Islam.
Los caballeros franceses, en su mayoría occitanos, traen consigo una imagen de la virgen de gran veneración en su región. Se trata de una virgen negra conocida como Nuestra Señora de Rocamadour. El nombre le viene de la localidad gala de Rocamadour (Ròc Amador) donde el año 1162 unos monjes benedictinos encontraron en una cueva el cuerpo incorrupto de San Amador, un ermitaño al que la leyenda popular asigna la personalidad de Zaqueo, rico publicano de Jericó casado con La Verónica del Evangelio.
Fernando III concede a estos caballeros diversos privilegios y, entre ellos, la construcción de un pequeño hospital y hospicio de ancianos, cuya capilla dedicaron, con una bellísima pintura mural gótica de influencias bizantinas, a Nuestra Señora de Rocamador. Esta capilla que tuvo acceso desde la calle quedó posteriormente integrada, al desaparecer el hospital, en la iglesia de San Lorenzo.
La devoción a la Virgen de Rocamador se extendió entre el pueblo sevillano, compartida con la Virgen del Rosario cuya hermandad tenía la sede en San Lorenzo. Con el descubrimiento de América la devoción se expande por los nuevos territorios de forma que en muchos lugares de Colombia, México y Perú podemos encontrar imágenes con esta advocación.

Nota: Otras fuentes nos dicen que esta devoción por Nuestra Señora de Rocamador fue introducida por el rey Alfonso X el Sabio, hijo de Fernando III, que la nombra en varias Cantigas con esa advocación.

0 comentarios: